Titulo

La mayor de las libertades, la libertad con mayúsculas digamos, es cuando somos capaces de ser libres de nuestras propias ideas.

Que al fin de cuentas, era lo único que importaba, la libertad.

CÓMO HACER LA PRÁCTICA ESPIRITUAL (SADHANA)

Uno puede leer varias escrituras (Shastras) y libros mitológicos (Puranas), pero todo esto es inútil sin el Auto-Conocimiento. En este mundo, en realidad sólo hay un camino de Liberación. Uno debe estudiar sobre el Si Mismo (Atman), y comprender que los cinco los elementos son sólo uno, y que el Si Mismo Supremo, el Paramatman, es omnipresente. Uno debe ganar esta comprensiòn experiencial.

Al principio, la meditación debería hacerse en el Mantra (un nombre de Dios, o una declaración) que ha sido dada por el Guru. Los nuevos aspirantes pueden ver diferentes colores como amarillo, blanco y azul. Esto está bien al principio, pero no debe se le deberìa dar especial importancia a cualquiera de estas apariencias.

La meditación debe hacerse en la mañana y la tarde con una mente tranquila. Después de levantarse y haber terminado el baño de la mañana, etc.,deberías tomarte un tiempo para meditar y calmar la mente. El asiento donde te sientas a meditar debe ser especial. Si es posible no debe ser el mismo lugar que utilizas para sentarse habitualmente o para dormir. Lo mejor es que este lugar sólo se use para la práctica de la meditación. Puedes sentarte en la oscuridad por la noche o en la luz durante el día y tu postura debe ser natural y cómoda. Deberías relajarte y no debería haber ninguna tensión en los músculos. No deberías hacer cosas tales como contener la respiración, etc. Una posición de loto cómoda y fácil es la mejor.

Aquellos que han adquirido una mejor comprensión deben regularmente concentrar la mente en el Si Mismo, y descansar pacíficamente en la Verdadera Naturaleza del Brahman Esencial que Eres. Intenta entrar en samadhi naturalmente, el “Si Mismo sin si mismo”.

En el mundo no llegarás a saber muy fácilmente acerca de este gran camino a la “Realización de Brahman”, a la Auto-Realización. Servir al Gurú no solo es cuidarlo físicamente, debes hacer regularmente el tipo de meditación según sus instrucciones. Al menos una vez a la semana, debes tratar de hacer meditación durante una hora más de lo usual. Si debido a la situaciòn econòmica no es posible para ti visitar al Gurú, al menos puedes hacer meditación en tu hogar, y concentrarte en el Si Mismo y cantar canciones devocionales (Bhajans) con amor por el Guru y por Dios. Comprende que es Dios mismo quien està realizando todas estas cosas, pero no abandones tu meditación.

Recuerda y recita lo que dicen los “doce abhangas” todas las noches (12 estrofas de poesía que contienen la esencia de la enseñanza) escritas por Tukaram . Lord Vitthala mismo ha dado las bendiciones a San Tukaram para que quien recite estas abhangas regularmente gane Auto- Conocimiento.
Incluso si muere alguien en tu casa, no detengas tu meditación La meditación debe ser regular. Incluso si las mujeres tienen su período mensual, deben meditar. No albergues ninguna duda. Supongamos que mañana vas a estar ocupado, deberías meditar por un poco más de tiempo hoy, pero nunca abandonarla. Si hay tanto trabajo que no tienes tiempo ni siquiera para cenar, entonces nopuede ser ayudado. Considérate excusado. Incluso entonces, debes tener en tu corazón un profundo anhelo de hacer meditación en Dios.

Haz meditación de esta manera, y ganarás AutoConocimiento de forma automática: Mantén la memoria de Dios. Nunca lastimes a nadie, ni culpes a nadie. ¿Qué es para ti, lo que otros han hecho? Todos cosecharàn el fruto de sus acciones. “El engaño no es pariente de nadie”. Quien lastima a otros, sufre daño el mismo. Elogia los buenos puntos en otros, y no critiques sus vicios. Sé sordo a los chismes. Por los chismes la enemistad aumenta, y la amistad se corta. Por favor recuerda esto: Debes cantar diariamente canciones devocionales, ofrecer comida a Dios, estudiar y recitar la enseñanza, y luego pon a los Dioses a dormir, y solo entonces, retírate a la cama Si vives con esta devoción sin deseos, Dios te bendecirá.

 EL ENTUSIASMO COMO FORMA DE AMOR

Hay individuos en los que la vida adopta formas de una pureza, de una nitidez difíciles de imaginar para quienes son víctimas de las contradicciones y del caos. Padecer conflictos interiores, consumirse en un drama íntimo, soportar un destino dominado por lo irremediable equivale a vivir una vida de la que toda claridad se halla proscrita. Los seres cuya existencia se desarrolla sin dificultades ni obstáculos alcanzan un estado de paz y de satisfacción en el que el mundo parece luminoso, cautivador. ¿No son ésos los efectos del entusiasmo, ese estado que inunda el mundo con un resplandor lleno de alegrías y de encantos? El entusiasmo hace descubrir una forma particular del amor, y revela una manera nueva de entregarse al mundo. El amor posee tantos semblantes, tantas desviaciones, tantos aspectos diferentes que resulta difícil aislar su núcleo o su forma esencial. Es capital para toda erótica identificar la manifestación original del amor, la manera primordial que tiene de realizarse. Se habla de amor entre los sexos, de amor a la divinidad, al arte o a la naturaleza, se habla también del entusiasmo como forma de amor, etc. Pero, ¿cuál es su manifestación característica, aquella de la que las demás dependen, por no decir, se derivan? Los teólogos sostienen que la forma primordial del amor es el amor dei: los demás no serían más que sus pálidos reflejos. Algunos panteístas de tendencias estetizantes optan por la naturaleza, y los estetas puros por el arte. Para los adeptos a la biología es la sexualidad como tal, sin afectividad; para algunos metafísicos, por último, es el sentimiento de la identidad universal. Sin embargo, nadie probará que la forma de amor que defiende es realmente constitutiva del ser humano, pues en el ámbito de la historia esa forma ha variado tanto que nadie puede determinar su carácter específico. Por lo que a mí respecta, pienso que su forma esencial es el amor entre el hombre y la mujer, el cual, lejos de reducirse a la sexualidad pura, implica todo un conjunto de estados afectivos cuya riqueza es fácilmente comprensible. ¿Quién se ha suicidado a causa de dios, de la naturaleza o del arte —realidades demasiado abstractas para que puedan ser amadas con intensidad? El amor es tanto más intenso cuanto que se halla vinculado a lo individual, a lo concreto, a lo único; se ama a una mujer por lo que la diferencia en el mundo, por su singularidad: en los instantes de amor supremo nada podría reemplazarla. Todas las demás formas de amor, a pesar de que tienden a ser autónomas, participan de ese amor central. De ahí que el entusiasmo sea considerado como independiente de la esfera del Eros, cuando en realidad sus raíces se hunden en la sustancia misma del amor, y ello a pesar de su poder de liberación. Toda persona entusiasta posee una receptividad cósmica, universal, una capacidad de asimilarlo todo, de orientarse en todas las direcciones y de participar en todo con una vitalidad desbordante, y ello únicamente por la mera voluptuosidad de la realización y la pasión de actuar.

 

El entusiasta ignora los criterios, las perspectivas, el cálculo; sólo conoce el abandono, el suplicio y la abnegación. La alegría de la realización, la ebriedad de la eficacia son las características esenciales de ese tipo humano, para el que la vida es un impulso que eleva a una altura en la que las fuerzas de destrucción pierden vigor. Todos tenemos momentos de entusiasmo, pero demasiado raramente para que puedan definirnos. Hablo de un entusiasmo a prueba de todo: el entusiasmo que no conoce en absoluto la derrota, pues no hace ningún caso del objeto y goza de la iniciativa y de la actividad como tal, el entusiasmo que se lanza a una acción no por haber meditado su sentido o su utilidad, sino porque no puede dejar de hacerlo. Sin serle obligatoriamente indiferentes, el éxito o el fracaso no estimulan ni disuaden nunca al entusiasta: él es la última persona del mundo que fracasa. La vida es mucho menos mediocre y fragmentaria en su esencia de lo que suele pensarse: ¿no es esa la razón por la que no hacemos más que venir a menos, perder la vivacidad de nuestros impulsos e imponernos formas, esclerosándonos en detrimento de la productividad, del dinamismo interior?

cropped-46151689_1670550843051274_4177314251838324736_n.jpg

La pérdida de la fluidez vital destruye nuestra receptividad y nuestra capacidad de adherirnos generosamente a la vida. Sólo el entusiasta permanece vivo hasta la vejez: los demás, cuando no han nacido mortinatos —como la mayoría de la gente— mueren prematuramente. Nada más raro que un verdadero entusiasta… ¿Podríamos imaginar un mundo en el que todos los seres humanos estuviesen enamorados de todo? Sería un mundo más atractivo que la imagen misma del paraíso, puesto que el exceso de lo sublime y de la generosidad supera toda visión edénica. Las capacidades del entusiasta para renacer constantemente le sitúan más allá de las tentaciones demoníacas, del miedo a la nada y del martirio de la agonía. Su vida ignora lo trágico, pues el entusiasmo constituye la única forma de existencia que es enteramente opaca al sentimiento de la muerte. Incluso en la gracia —esa forma tan cercana al entusiasmo—, el desconocimiento, la indiferencia orgánica y la ignorancia irracional de la muerte tienen menos fuerza. Hay en la gracia mucho encanto melancólico, mientras que el entusiasmo carece totalmente de él. Mi admiración sin límites por los entusiastas proviene de mi incapacidad para comprender su existencia en un mundo donde la muerte, la nada, la tristeza y la desesperación componen un séquito siniestro. Que existan personas incapacitadas para la desesperación es algo que turba e impresiona. ¿Cómo es posible que el entusiasta sea tan indiferente al objeto? ¿Cómo puede ser movido únicamente por la plenitud y el exceso? Y ¿en qué consiste esa extraña y paradójica realización que el amor alcanza mediante el entusiasmo? Pues el amor, cuanta más intensidad posee, más individual es. Quienes viven una gran pasión no pueden amar a varias mujeres a la vez: cuanta más fuerza tiene la pasión, más se impone su objeto. Intentemos imaginar una pasión desprovista de objeto, un hombre sin una mujer en la que concentrar su amor, por ejemplo: ¿qué quedaría, sino una plenitud de amor? ¿Acaso no hay hombres dotados de grandes potencialidades amorosas pero que no han amado nunca con ese amor

 

Que existan personas incapacitadas para la desesperación es algo que turba e impresiona. ¿Cómo es posible que el entusiasta sea tan indiferente al objeto? ¿Cómo puede ser movido únicamente por la plenitud y el exceso? Y ¿en qué consiste esa extraña y paradójica realización que el amor alcanza mediante el entusiasmo? Pues el amor, cuanta más intensidad posee, más individual es. Quienes viven una gran pasión no pueden amar a varias mujeres a la vez: cuanta más fuerza tiene la pasión, más se impone su objeto. Intentemos imaginar una pasión desprovista de objeto, un hombre sin una mujer en la que concentrar su amor, por ejemplo: ¿qué quedaría, sino una plenitud de amor? ¿Acaso no hay hombres dotados de grandes potencialidades amorosas pero que no han amado nunca con ese amor primordial, original? El entusiasmo es un amor sin objeto individualizado. En lugar de dirigirse hacia los demás, en él las virtualidades amorosas se difunden en manifestaciones generosas en una especie de receptividad universal. El entusiasmo es, en efecto, un producto superior del Eros en el que el amor no se consume en el culto recíproco de los sexos, sino que convierte al entusiasta en un ser desinteresado, puro e inaccesible. De todas las formas del amor, el entusiasmo es la más exenta de sexualidad, más aún que el amor místico, el cual no puede liberarse del simbolismo sexual. Por ello el entusiasmo protege de la inquietud y de la vaguedad que transforman la sexualidad en una característica de lo trágico del ser humano. El entusiasta es una persona particularmente insensible a los problemas. Puede comprender muchas cosas, pero no las incertidumbres dolorosas ni la sensibilidad caótica del ser torturado. Los seres problemáticos no pueden resolver nada, puesto que no aman nada. Imposible, pues, encontrar en ellos esa capacidad de abandono, esa paradoja del amor como estado puro, esa actualidad permanente y total que en cada instante abre a todo, esa irracionalidad ingenua. El mito bíblico sobre el pecado del conocimiento es el más profundo que la humanidad haya imaginado nunca. La euforia de los entusiastas se debe, precisamente, a que ignoran la tragedia del conocimiento. ¿Por qué no decirlo? El conocimiento se confunde con las tinieblas.

Yo renunciaría de buen grado a todos los problemas sin solución a cambio de una dulce e inconsciente ingenuidad.

El espíritu no eleva: desgarra. En el entusiasmo —al igual que en la gracia o en la magia— el espíritu no se opone antinómicamente a la vida. El secreto de la felicidad reside en esa indivisión inicial que mantiene una unidad inatacable, una convergencia orgánica. El entusiasta ignora la dualidad —ese veneno. Ordinariamente la vida permanece fecunda únicamente a costa de tensiones y de antinomias, de todo lo que tiene algo que ver con el combate.

El entusiasmo, por su parte, supera ese combate para elevarse por encima de lo trágico, para realizar un amor exento de sexualidad.

Los cuernitos son de Lucifer.

Lucifer es el término latino utilizado originalmente por los romanos para referirse al planeta Venus cuando el planeta estaba al oeste del sol y por lo tanto, se levantó antes que el sol de la mañana, con lo que es la estrella de la mañana.

Lucifer es la encarnación de la razón, la inteligencia, del pensamiento crítico. Se pone de pie contra el dogma de Dios y todos los otros dogmas. Se pone de pie para la exploración de nuevas ideas y nuevas perspectivas en la búsqueda de la verdad.

Él es también el arquetipo iconoclasta, rebelde, y el adversario (la palabra ‘Satán’ es de una palabra hebrea,” Sathane ‘, que significa adversario; en el original [De uso judío-ver el libro de Job],

Satanás es el adversario, no de Dios, sino de la humanidad, es decir, el ángel encargado por Dios con la tarea de probar que la humanidad es una creación indigna). En el contexto transtopiano, Lucifer representa la ambición, la rebelión, la iluminación racional, y el lado oscuro del transhumanismo.

Lucifer reina y no es un juego ni un chiste y la discoteca es su templo favorito. No te digo que no te diviertas , si eres joven o viejo, pero tienes que saber como han preparado una gran trampa de ocio para comerte el coco. Jamás imaginaste que los fiesteros de Village People eran en realidad vendedores de Armas y Muerte. Y mira con qué manera tan fácil, te la metían, tan sutilmente.

Ahora todo sigue siendo igual. La conspiración es una realidad, nadie puede dudarlo. Están aquí, no te dejes programar ni caigas en las trampas de las drogas y el materialismo. Recuerda que a partir de ahora ya eres libre y nadie te va a manipular ya nunca más.

Te están enagañando en casi todo, desde las golosinas o videjuegos de los niños, que son veneno puro a las discotecas de los adolescentes. Si picas y te tragas la farsa materialista estás perdido.

Tómatelo con humor y no te dejes influir.

Con yoga y deporte deja las drogas, te acostumbrarás y pásatelo bien,pero sabiendo quién está siempre comiéndote el coco por detrás, escondido el Ojo, como una Rata.

Diviértete, pero no viniste aquí a hacer el tonto y a perder el tiempo. La vida es corta y pasajera. Viniste para hacer, para realizar, una práctica intucional diaria o meditación, que te llevará al INFINITO.

 

22141092-la-libertad-del-concepto-mente-como-un-árbol-en-la-forma-de-una-cabeza-humana-atrapada-por-las-ramas-e

¿Vives con un impostor?

Muchas mujeres  (y también a los hombres les pasa), tras algún período de convivencia con su pareja, descubren que se trata de un impostor, alguien falso, que les estuvo engañando todo ese tiempo… a veces lo descubren tras algunos meses, otras después de varios años de vida juntos.

Por diferentes razones, no siempre pueden soltar de inmediato esta situación tóxica, una vez que se dan cuenta de ella. Pero si uno ya se ha decidido por una experiencia de vida saludable, es muy importante liberarse lo antes posible de la convivencia cotidiana con este tipo de personas.

 

Normalmente estas personas están enfermas. Padecen, por ej., de psicopatía  narcisista; de forma que se engañan a sí mismos, se creen totalmente su propia fantasía y por eso engañan a quienes los rodean con tanta habilidad. Esta es la causa por la cual no los descubrimos pronto.

Finalmente, debes saber o entender que no se trató de nada personal en tu contra,  recuerda sentir profunda y sincera gratitud con todo tu corazón hacia esa persona y experiencia negativas,  por todo lo que te enseñaron.  No hay rencor, sino gratitud por el aprendizaje obtenido a su lado; ahora ya sabes de qué manera no conviene andarse por la vida, también has aprendido a reconocer mejor este tipo de personas antes de siquiera pensar en iniciar una relación con alguien así, incluso aprendiste a convivir a su lado y sobrevivir, etc. El aprendizaje realmente ha sido muchísimo…

Ahora bien,  como ciertamente ya te habrás dado cuenta, todo lo que aparentemente sucede en tu experiencia de vida cotidiana es un reflejo fiel del estado de tus emociones y vibraciones internas.

Así pues, reflexiona:   ¿qué cargo en mi interior, qué me hizo atraer y relacionarme con una persona como esa?   Si lo similar atrae lo similar ¿qué es lo que tengo que eliminar aquí adentro para que no me vuelva a suceder algo parecido externamente?

Lo más probable es que también estás viviendo con un impostor interno.

O bien, si tienes el reto de crear una experiencia de vida excelente para tu persona y/o para el mundo, pero no has logrado resultados, si has intentado de todo pero has sentido  frustración por no alcanzar los objetivos deseados en LOS HECHOS, a pesar de toda la buena actitud de que has sido capaz, es que hay algo en tu interior que no permite que en tu exterior se manifieste la plenitud, la riqueza, la excelencia, la felicidad y/o el triunfo continuo. Igualmente es que tienes al “adversario” dentro de ti mismo.

No solamente “duermes con el enemigo”, también desayunas, comes y cenas con él;  está ahí contigo durante tus horas de trabajo, mientras planeas y ejecutas proyectos; se mete entremedio de todas tus relaciones sociales, laborales, sentimentales, personales, etc.

Y está ahí porque es un parásito y le interesa robarte tu energía vital, especialmente energía negativa. Así que hará todo lo posible por infundir negatividad en tu mente, lo que provoca fallos en todos tus proyectos y relaciones.

Es enemigo especialmente del amor, pues el amor es veneno para él.

 

Y el fracaso en tus proyectos viene porque ya no está plenamente presente la principal causa del éxito en todo lo que te propongas:  el amor.

Como a todo parásito, no le importa dañar, enfermar, envejecer y hasta matar a su propia fuente de alimento, tu cuerpo y tu alma humana.

Es “el enemigo interior” que los sabios hebreos denominaron שָּׂטָן / Satán (adversario). Y da origen a lo que Eckhart Tolle denomina el “cuerpo del dolor”.

¿Qué hacer?

¿Cómo sacar de tu vida a este impostor?

 

73b9ccfb-a3d6-4ed4-b4c7-215e94e3acbf

 

«Persigue afanosamente al parásito y consigue su rendición. Cuando lo hagas, la mente amará al cuerpo y dejará de sabotear al amor», nos recomienda Miguel Ruiz en el capítulo 10 de su libro “La Maestría del Amor”, mismo que recomiendo estudiar y practicar pues ciertamente Maestría en el Amor es sinónimo de Maestría en Manifestación,  debido a que si el amor es unidad,  la mayor expresión del Amor es la Consciencia de no separación con todo lo que es,  como bien podemos apreciar en el siguiente extracto del mismo capítulo:

 

«…si miras con los ojos del amor, dondequiera que vayas sólo verás amor. Los árboles están hechos con amor. Los animales están hechos con amor. El agua está hecha con amor. Cuando percibes las cosas con los ojos del amor, puedes conectar tu voluntad con la voluntad de otro soñador, y entonces, el sueño se convierte en un solo sueño. Cuando percibes con amor te conviertes en uno con los pájaros, con la naturaleza, con una persona, con todo. Sólo así serás capaz de ver con los ojos del águila o experimentar la transformación a cualquier otro tipo de vida. Con tu amor te conectas con el águila y te conviertes en sus alas o en lluvia o en nubes. Ahora bien, para conseguir esto, necesitas eliminar todo el miedo de tu mente y percibir con los ojos del amor. Tienes que desarrollar tu voluntad hasta que se haga tan fuerte que sea capaz de captar la otra voluntad y convertirse en una sola, ya que haciéndolo así, tendrás alas para volar. O, si eres el viento, serás capaz de ir de aquí para allá, harás que desaparezcan las nubes y que brille el sol. Este es el poder del amor. Cuando satisfacemos las necesidades de nuestra mente y de nuestro cuerpo, los ojos ven con amor. Vemos a Dios en todas partes. Incluso vemos a Dios detrás del parásito de otras personas. En el interior de cada ser humano se encuentra la Tierra Prometida que Moisés ofreció a su pueblo. Esta tierra prometida se halla en el reino de la mente humana, pero sólo en la mente que es fértil para el amor, porque es ahí donde reside Dios. Si observas la mente humana corriente, verás que también es una tierra fértil, pero para el parásito que hace crecer las semillas de la envidia, del enfado, de los celos y del miedo. En la tradición cristiana se dice que después de que el arcángel san Gabriel anuncie la Resurrección con su trompeta, los muertos saldrán de la tumba para vivir la vida eterna. Esa tumba es el parásito y la resurrección es el retorno a la Vida, porque únicamente estás vivo cuando tus ojos son capaces de ver la Vida, que es el Amor [libre del parásito o impostor]».

 

Pero otra clave más profunda nos la da el mismo autor en su libro “El Quinto Acuerdo”:  escucha todo con atención, pero no le creas a nadie, ni siquiera a ti mismo.

 

Pues la voz que ‘habla dentro de tu cabeza’ es la del impostor, especialmente cuando los pensamientos son negativos.

 

Ciertamente, tampoco los pensamientos positivos y favorables son tuyos, pero puedes utilizarlos conscientemente para diseñar y manifestar la experiencia de vida que desees, aunque el factor del karma está operativo siempre obviamente.

 

 

Sin embargo, las herramientas más poderosas y específicas que he experimentado para deshacerme del impostor me las ha enseñado la mujer~medicina (o chamana).

 

Aún recuerdo aquella tarde cuando me dijo algo como:  “tienes que cargártelo o él te va a cargar a ti”.

 

Y yo sabía que tenía toda la razón, porque tal como concluí en 2013 cuando viajaba por la India:  la verdad última no es la verdad completa. Es decir:

 

Para experimentar una vida de plenitud, no basta la auto-realización del Ser (“alcanzar” la iluminación, reconocer nuestro verdadero ser, comprender quienes somos en verdad), también hay que realizar la Maestría en Manifestación, vivir la misma alegría del ser ‘en la Tierra como en los Cielos’ sin intentar huir del mundo en una meditación profunda (Mahasamadhi).

 

Y para ello, el obstáculo es el impostor, o “instalación foránea”, como denominó Carlos Castaneda al parásito, que analizado desde el punto de vista de la psicología académica (que no reconoce la realidad de entidades metafísicas)  se constituye como un sistema de creencias patológicas.

 

Pero bien se trate de un ente oscuro o conjunto de entidades, o de un sistema de creencias, o una combinación de todo ello,  es menester limpiarnos, erradicarlos de nuestro cuerpos mental, energético y físico,  para fluir libremente sin esas cargas y, como debe ser, tener el pleno control de nuestra consciencia.